Diferencias entre la alimentación y nutrición

Se denomina alimentación al proceso voluntario de ingesta de sustancias comestibles. Pero no siempre alimentarse es sinónimo de nutrición es la etapa posterior a la alimentación, en la que el organismo, de forma inconsciente, transforma y utiliza las sustancias que aportan los alimentos. Así que una buena nutrición dependerá de los nutritivos que sean los comestibles ingeridos. Por ende, satisfacer el apetito no es sinónimo de estar bien nutrido.

“una alimentación adecuada debe cumplir con las siguientes condiciones”

·         Suficiente para mantener el equilibro del organismo.

·         Completa y variada en su composición, para que incluya todos los nutrientes, en las cantidades y proporciones según la edad y circunstancias de vida.

·         Adecuada a las diferentes finalidades en el organismo (conservar la salud, ayudar en la cura de las enfermedades, asegurar el crecimiento y desarrollo de los niños etc.)

·         Pertinente a las necesidades y gasto energético de cada individuo.

 

Una buena nutrición es resultado de una alimentación saludable. Siendo la alimentación la parte inicial y consciente de una adecuada nutrición, debemos modificar nuestros estilos de vida, evitar las comidas rápidas, el stress, el sedentarismo y aprender a conocer los diferentes grupos de alimentación y la mejor forma de combinarlos.

 

 

ALIMENTACIÓN BALANCEADA

 

El concepto de la alimentación balanceada se refiere a ingerir de forma equilibrada, los alimentos necesarios para estar sano y bien nutrido. Para ello, es necesario consumir diariamente alimentos de los diferentes grupos:

 

CARBOHIDRATOS:

Aportan la energía necesaria para nuestras actividades (pan, arroz, pastas, cereales, papa, arveja, maíz, frutas, leche, yogur, bizcochos, caramelos, bebidas gaseosas y dulces en general.)

 

 

PROTEINAS:

Son de dos tipos: de origen animal (carnes, huevos, pescado, quesos, leches y sus derivados, mariscos y crustáceos) y de origen vegetal. (soya, lentejas, garbanzos, frutos secos, cereales y sus derivados, hortalizas y frutas.)

 

GRASAS:

Debemos evitar las saturadas, provenientes de animales.

 

 

VITAMINAS Y MINERALES:

Presentes principalmente en frutas y verduras, son las encargadas de regular muchas funciones en nuestro organismo.

 

Además de lo anterior, la fibra juega un papel muy importante en la alimentación, ya que ayuda a prevenir las llamadas enfermedades degenerativas (cardiovasculares, diabetes y, especialmente, las neoplasias de colon)

Así que, a la hora de alimentarse, piense menos en saciar, el hambre o satisfacer el gusto más en suministrarle a su organismo los nutrientes necesarios para su adecuado funcionamiento.

 

Tomado del periódico Vida y Salud

Ed.16

 

Logo de la empresa TENA

Logo Empresa TecnoAyudas